Seleccionar página

Tecnologías de la información y computación en la nube

Cloud Informática.   mitos y verdades 

28 2022 abril

Las empresas, en busca de una mayor agilidad, adoptan cada vez más la nube como una opción viable. Sin embargo, varios mitos sobre esta tecnología hacen que los directorios de las organizaciones tengan miedo de adoptar la nube. Informática. (computación en nube). en esta publicación, entenderemos lo que es Cloud y cuáles son sus principales mitos y verdades. 

 

La computación en la nube continúa plagada de “mitos” o información dudosa. Estos mitos pueden impedir el crecimiento empresarial, sofocar la innovación e infundir miedo en la toma de decisiones corporativas. A pesar de que en los últimos años la computación en la nube se ha vuelto sumamente popular, aún persisten algunas de las falacias surgidas en el momento de su creación, así como nuevos “mitos” sobre el tema. 

En este post veremos los siguientes temas:
 

¿Qué es la computación en la nube?

Comencemos con el concepto de computación en la nube, que en general es la distribución de recursos de TI bajo demanda. En lugar de comprar sus propios servidores y centros de datos, la empresa paga según el uso, de forma escalable, es decir, los recursos se pueden ampliar o reducir según las necesidades del negocio, el volumen de datos o incluso la cantidad de usuarios de diferentes aplicaciones.  

Una de las grandes ventajas de las aplicaciones y servicios en la Nube es que el procesamiento y almacenamiento se realiza en máquinas y servidores fuera de la empresa, requiriendo únicamente una conexión a internet. De esta forma puedes almacenar información, crear máquinas virtuales, aplicaciones y muchos otros servicios. Todo este compendio de posibilidades encaja como soluciones de Cloud Computing. 

Uno de los principales proveedores de este tipo de servicios es Microsoft y recientemente una publicación sobre el servicio en la nube de la empresa, llamado Azure. 

Vayamos a los mitos ya la explicación técnica de por qué no son compatibles con la realidad. 

Mito #1: Seguridad 

La seguridad de la infraestructura de la nube pública siempre ha sido una de las principales preocupaciones de los directores ejecutivos y una barrera para la adopción de la nube. Por otro lado, todos los principales actores que ofrecen este tipo de servicio (como Google, Microsoft y Amazon, por ejemplo) han realizado importantes inversiones en sus funciones de seguridad fundamentales en los últimos años.

El modelo de negocio de un proveedor de Cloud Computing cuenta con la mejor tecnología en seguridad, invirtiendo miles de millones de dólares en la contratación de recursos y profesionales. Hay varias herramientas y posibilidades para proporcionar redundancia y protección de todos los datos que pasan por la red. De hecho, es habitual ver que las brechas de seguridad son mucho más frecuentes del lado del cliente (quien contrata la nube) que del lado del servidor (quien ofrece la nube).  

Es importante señalar que, además de la seguridad digital, compuesta por varios elementos de encriptación, firewalls y capas adicionales de seguridad, existe seguridad física en los centros de datos, garantizando un perímetro seguro contra intrusos, así como la distribución de datos en varios centros de datos distantes de otros (para que, incluso si ocurre un desastre ambiental que destruya todo el centro de datos, la información permanece segura porque también se guarda en otras ubicaciones). 

El video a continuación muestra uno de los centros de datos de Google, que tiene 6 capas diferentes de seguridad, que incluyen vallas, muros, guardias, control de acceso restringido, entre otras. Esto nos demuestra que la seguridad física de los proveedores de Cloud Computing es muy superior a la de la gran mayoría de empresas para sus propios datacenters. 

Mito #2: Latencia

“Las aplicaciones que se ejecutan en la nube tienen más latencia que las aplicaciones que se ejecutan en redes internas”.

Esta es una frase común que se escucha como una de las razones para no adoptar la computación en la nube. Podría haber tenido algún sentido hace una década, pero la verdad es que ya no se aplica hoy.  

Algunos líderes temen que cuando hagan la transición a la nube, experimentarán una mayor latencia en la red de un servidor en la nube que en su propia red. Sin embargo, la latencia suele estar relacionada con el acceso/recuperación de datos por parte del departamento de TI a través de centros de datos internos.

Enrutamiento del tráfico a través de redes internas (también llamadas backhaul), puede crear una alta latencia, así como una complejidad adicional para los usuarios de la red en general. Por lo tanto, para que esto no suceda, el departamento de TI debe tener experiencia y confianza en las soluciones en la nube para depender lo menos posible de los centros de datos locales.  

Mito #3: Costo

Otro mito muy extendido hasta la fecha es que estructurar la Nube costará más que estructurar tu propio centro de datos.  

Lo cierto es que este es un tema complejo, que involucra muchas variables, como, por ejemplo, la demanda real de la empresa, la correcta optimización de los recursos y el estado actual de madurez de sus sistemas, es decir, en qué medida esta empresa está hecha. con sus procesos insertados en el entorno digital. 

En el gobierno de TI, es común observar que tenemos diferentes modalidades de costos. Azure, por ejemplo, utiliza los conceptos CapEx y OpEx para justificar su costo. Puedes encontrar más información sobre este tema en este enlace 

La principal diferencia es que los costos CapEx (Capital Expenditure) están relacionados con la adquisición de equipos (servidores y máquinas, por ejemplo), donde se requiere una mayor inversión inicial (que tiende a “pagarse sola” con el tiempo). Por otro lado, los costos considerados OpEx (Gastos Operativos) no tienen un costo inicial grande, ya que están relacionados con el pago bajo demanda, según el uso de los recursos contratados (costo de contratación de recursos Cloud, por ejemplo). Sin embargo, a la larga, puede resultar más costoso que construir su propio centro de datos. 

El punto importante, que vale la pena mencionar, es que aún adquiriendo todo el equipo necesario para tener un centro de datos local (CapEx), no exime a la empresa de tener costos operativos relacionados con el mantenimiento y operación de este equipo (OpEx).  

Por lo tanto, lo ideal es dimensionar correctamente la demanda que se utilizará desde el Centro de Datos, y luego decidir si la mejor opción es mantenerlo localmente o llevarlo a la nube. La mayoría de las veces, la nube representa un costo menor. 

Verdades sobre la computación en la nube 

Finalmente, como no todo son flores, analicemos una verdad sobre el Cloud Computing que sí puede considerarse un punto negativo: el encarcelamiento. 

¿Cómo es eso? 

Aunque no es imposible de hacer, la mayoría de las empresas dificultan el proceso de migración a la competencia. Ya sea por incompatibilidades tecnológicas o por razones administrativas, no es un proceso sencillo migrar una infraestructura de datos completa de AWS a GCP, o de Azure a Alibaba, etc.

Esta práctica, conocida como “lock-in”, convierte a los clientes prácticamente en prisioneros de los servicios contratados. 

Obviamente, con un buen equipo y buenos profesionales, es posible hacer todo tipo de migraciones, pero este es probablemente uno de los únicos mitos sobre Cloud que tiene un poco de verdad. 

Entonces, ¿te gustó la publicación? Comparte en tus redes y deja tus comentarios sobre tus percepciones. Gracias y hasta la próxima. 

¿Quieres recibir nuevos artículos de nuestro blog? Suscríbete gratis al boletín de VFR Tech

Nosotros no envíamos spam

¡Habla con nosotros por WhatsApp!